CLASE DE NIÑOS

Clase de Niños es el ministerio que se encarga de cuidar tus niños mientras estas participando en el servicio de la iglesia. En este ministerio los niños pueden aprender increíbles clases acerca de Dios y su reino, también comparten con otros niños en un ambiente divertido y especial lleno de amor; también pintan, realizan manualidades, cantan, ven películas, aprenden escrituras bíblicas, ven y participan en obras de teatro y mucho más.

Clase de niños cuenta con una diversidad de “Tías” (profesoras capacitadas para el cuidado de niños y la educación apropiada de ellos), las cuales.

Los niños se dividen por edades, desde 6 meses hasta 12 años.

Cada una de las iglesias en Santo Domingo, La Romana y Santiago ofrece este servicio, totalmente gratis.

El procedimiento para inscribir a tu(s) hijo(s) es llevarlos de 9:00 a 10:30 los Domingos y de 7:15 a 8:00pm los miércoles y jueves (Visitas), registrarlo en la lista de registración, se le proporcionara un ticket para al padre o la madre con el cual podrá recogerlo.
  • Para los niños de 6 meses a un año se requiere llevar un bulto con lo siguiente:
  • Pañales, wippers, merienda que el niño pueda comer o beber por sí solo.
  • Agua y lecha con sus medidas indicadas.
  • Indicar por escrito la hora de la leche y los medicamentos.
  • Una ropa Extra, preferiblemente fresca
  • Bobo (En caso de usarlo)
  • Entre otras cosas necesarias.
  • *Es necesario darle los medicamentos al niño antes de comenzar el servicio, si así lo requiere. 
Es importante que las madres, padres o tutores sepan que:
  • Los niños deben ir al baño y tomar agua antes de entrar a clase de niños.
  • No es necesario llevar juguetes
  • Para evitar distracciones los padres no pueden entrar al área de clases.
  • Si se le extravió o quedo algún objeto puede solicitarlo en “Objetos Perdidos”.
  • Los niños no se le entregaran a menos de edad.
  • Los Niños se entregan después de la última canción, justo antes de terminar el servicio. 
En el ministerio de Clase de Niños buscamos incentivar la Palabra de Dios en los niños, para que desde sus primeros pasos puedan conocer de Dios de una manera divertida.